Libros de kilo

Y releyendo antiguos escritos para localizar materia de relato me he encontrado esto, que lo dejo aquí para que lo destripéis:

“Los hay, los hay que comentan: tengo en mi casa cincuenta libros de medio kilo, veinticinco de kilo y medio y sólo diez de dos kilos. Estoy apesadumbrado por ello, Patronio; me rasco la cabeza y no hallo consuelo a mi lamento, a mi llanto de ignorante, a mi pose de pedigüeño, a mi cualidad de etéreo gilipollas. ¿Qué hacer? Los libros de dos kilos son los que dan la felicidad: dime tú qué estético quedaría en la librería cinco libros iguales con el título Qué hacer con el sexo de tu compañera en las noches donde el blanco dicen que es de satén o este otro que repetido hasta la decena, tenía mi amigo Silverio en el mueble de entrada de su casa: El orgasmo, cosa de dos. Sigo apesadumbrado Patronio, muy apesadumbrado por este problema. Dame una solución, te lo ruego, dame la solución a mis problemas de conciencia y serenidad.”

Anuncios

2 comentarios to “Libros de kilo”

  1. Requiebro (femme) Says:

    ¿Éste es bipolar, no?

    Lo que dice, no está mal. Pero el sistema cognitivo le hace flaco favor a sus cuestiones reflexivas.

    Un cordial saludo.

  2. Hola. Me he contrado tu blog por casualidad y me ha gustado mucho, un saludo y sigue así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: