Mileurista y slotero

Es verdad. Nunca he hablado de coches, con lo que me gustan. Sí, me gustan los coches. Quien habla de mujeres habla de coches. Mi marca preferida, por encima de todas, de todas, de todas las demás es Maserati. Mi model favorito, el Quattroporte. Hoy he vuelto a visitar su web; la visito por lo menos un par de veces al mes. Me fascina. Me creo millonario viendo qué modelo elegir. Será difícil que pueda conducir alguna vez uno, pero ¿quién sabe? Hasta para estas suposiciones soy ambicioso, optimista, ¿ingenuo? ¿Quién se puede permitir uno? Los hay, y muchos, que sí se lo pueden permitir. Me jode no estar entre ellos, me jode, de verdad. Me conformo entonces, era mi vertiente hasta hoy desconocida, con mis coches de Slot (para los no entendidos, de Scalextric). Aquí soy muy competitivo. Me jode –por segunda vez la palabrita- no quedar bien. Participo incluso en un foro, no tengo tiempo para más. Qué cosas, nenes. Tan literario y tan slotero. Un vicio oculto, un hobby tremendo. Si hubiese nacido mujer, tendría ahora en mi rincón –donde tengo ahora unos cuantos cochecitos con caja de herramientas repleta de neumáticos, coronas, ejes, piñones, carrocerías, aceite…- una casa de muñecas; decorada, limpia y brillante. Pero he nacido hombre y desde que hice mi primera comunión tengo el gusanillo del Slot en la sangre. Es otro mundo, como el de los coches, como el de las mujeres, como el de las morenas. Hoy he competido con un Aston Martin precioso. He quedado quinto. Mi orgullo intacto. Ha sido el mejor puesto desde que empezó el campeonato de Scalextric Digital. A día de hoy, estoy en quinta posición dentro la clasificación; de dieciocho pilotos. No está mal. Me gusta, me divierto y suelto adrenalina acumulada durante la semana de esta manera. Me exalto si me adelantan y me rasco los huevos mientras sobrepaso a otro piloto. En carrera soy así de burdo, procaz y malo. Me gustan los coches. Quiero que me regaléis entre todos un curso de conducción de esos que organizan de higos a brevas BMW. Sí, quiero sentir la velocidad hasta el límite. Pero he nacido mileurista y slotero, ¿qué pasa, pollos?

Anuncios

5 comentarios to “Mileurista y slotero”

  1. Sokolina-Xenia Says:

    ¿Y también tienes una colección de mujeres en figuritas? ¿Para cuándo un Slot de féminas? Me refiero a poner a las figuritas de féminas a correr en tacones a ve cuál llega antes. Debe ser muy excitante.

  2. jaumeduran Says:

    Tengo idealizado por el recuerdo un circuito enorme de Scalextric. Era de dos chicos -niños- mayores que yo. A mí solo me dejaban mirar. Competían con dos seiscientos: uno rojo y uno amarillo. Parece ser que por defecto el amarillo corría mejor, y el reto era ganar con el rojo. Pasé tardes enteras de pan con chocolate y espectador de Scalextric. Bendita infancia, bendito paraíso perdido.

  3. Pues que a mí me gustas así, conduciendo scalextris y eso, que eres muy majo, no sé, me caes genial. Mira.. hoy tengo el día así… yo que sé…
    Besitos Sir..

  4. Muchas gracias, Calma. Ya quisieran todos tener lectoras como tú.
    Jaume, como te enganches, no lo sueltas. Lástima que no disponga nada más que de dos horas cada 15 días que si no.
    Sokolina, en la próxima carrera haré fotos con chicas en bikini, las llamadas Pit Babes.

  5. Sabes yo he conducido Porche y te aseguro que no es lo que parece…
    Me daba la sensación cuando “despegaba” de llevar un caballo desbocao…
    Prefiero coches más normales.
    Gracias por tus palabras prenda… me encanta ser tu lectora.
    Besos besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: