2555 días

 

Trois Roses et un Chat. Riko Araï

Es tarde, muy tarde. Han trascurrido 2555 días ni más ni menos. Pero hoy no podía dejar pasar la escritura de un texto, de un minitexto aunque no estuviese referido a mi persona. Son pocos los de este estilo, la verdad y desconozco el por qué de porqué indico este detalle que ni os va ni os viene.

Esos días, esos 2555 días que han transcurrido uno detrás de otro han hecho de Miguel un hombre con cojones. Esos días, con todos sus ocasos y todos sus amaneceres, que se dice pronto, lo han convertido en un hombre de provecho, como antes se decía de los hombres capaces de. Ha engordado, es evidente, ha tenido una hija, Claudia, y sigue amando y disfrutando a su mujer como lo había hecho otras tantas veces –jugando con ella porque aún no sabía lo que era follar- en el apartamento que tenía alquilado en la calle Batería cuando decidió, de una puta vez, emanciparse de sus padres y de su alargada adolescencia. Algún día escribiré sobre ello, sobre la mutilación que sufre el zagal o zagala adulto que aún vive con sus padres a cuerpo de gorrón. Pero otro día; hoy hablo de Miguel.

Él, Miguel, quizás, lo que mejor recuerda de su boda sea la noche de bodas. Pero la recuerda, no por el hecho de la consumación y del rico y fresco ayuntamiento, sino porque llegó a ella virgen y se la imaginaba como si de una cueva oscura se tratase donde sus vergüenzas, miedos e inseguridades pudieran jugarle una mala pasada, una pesadilla de noche, una horrible noche, en definitiva, como si de algo terrorífico se tratara. Pero me lo decía: Sir, me la imaginaba así, como si fuese a entrar a una cueva oscura y húmeda; y tenía miedo y pensaba en el frío que podría sufrir y en la decepción que podía provocar en ella.

Pero se encontró un hogar con todo lo necesario para ser feliz. Un cuerpo, una mujer con las cinco letras, mil jadeos, una proyección de sí mismo que cabalgaba hacia el futuro, feliz, no lo dudaba. Una estantería ideal donde depositar su libro más preciado, un sofá cómodo donde engañar a la rutina diaria, una cocina donde cocinar, no sé, un pulpo a la gallega en su tinta; una cama donde gozar con aquella hembra, con aquella, ahora, su mujer y gozar de una cueva, ahora, iluminada.

2555 días habían transcurrido desde que se había casado o lo que es lo mismo, siete años que computaron en su balance existencial un gratificante saldo a favor, muy generoso.

El número es impar, sí 2555 es impar y desconozco si primo. Es impar por necesidad y azar, así es la ley que con la que se rige la armonía de lo impar y así es el azar que nos divierte a todos, no me seáis mojigatos. Me lo contaba Miguel, me decía que sin dudarlo, se volvería a casar con la misma mujer y recorrer de nuevo, sin lastre que no pudiera sobrellevar cada uno de los 2555 días de esos siete años. Pero dudaba si merecía la pena llegar virgen a la noche de bodas. Puso cara de circunstancia cuando hizo esta apreciación. Yo asentí: sí Miguel, ahí eras un espécimen en vías de extinción.

Miguel sigue ahí. Miguel es feliz. Miguel es uno de esos amigos que se cuentan con los dedos de una mano, en este caso, el de mi dedo pulgar.

Anuncios

15 comentarios to “2555 días”

  1. ¿Y también era virgen de orejas?

  2. ¿O aceite de oliva virgen?

  3. Es raro eso de la virginidad. Yo creo que apartir de cierta edad nadie lo es, en realidad. Se puede ser virgen desde un punto de vista puramente formal, pero anda que los vírgenes no han tenido pensamientos impuros, toqueteos y juegos sexuales variados.

  4. 2555 días faltan para que te deje de leer. Gracias por tus escritos.

    Abrazos de un alma bohemia.
    http://www.realismosucio.com

  5. 2555 no es un número primero, pues se puede dividir entre él mismo, 1 y además 5… quizás algún otro número más, pero tampoco me he parado a pensar mucho 😉

  6. A parte del placer que provoca sentirte tan cercano a Miguel existe otro para mi. Es el hecho de que nos permitas entrar el la psique masculina de esa manera tan natural y automatica. El hecho de que miguel esperase encontrar una cueva fria y el miedo que eso le representaba…el hecho feliz de haberse equivocado y agradecerlo todos los dias en el amor por su mujer…
    Un gusto leer cosas asi.
    Besos
    Cinzia

  7. Joder, realismo, me sacas los colores.
    No tenía ganas de documentarme. El primero que se entere que el 2555 es primo que píe. Le estaré eternamente agradecido.
    Cinzia, que el hombre, a pesar de los pesares, también suspira.

  8. Joder Sir, que te he dicho que no es número primo el 2555 (perdona que el catalán me ha traicionado y he puesto primero.

    Los números primos son aquellos que solo son divisibles por si mismos y por la unidad, por ejemplo 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23, 29, 31…

    2555 se puede dividir entre el mismo, la unidad, pero también entre 5… así que, lo siento mucho pero no te voy a decir que es primo si no lo es.

  9. Que 2555 sea divisible por 5 no quita que pueda ser ingenuo el pobre…

  10. A ver, el señor Sir, de ingenuo no tiene nada de nada, que después no te das cuenta y ya te ha metido las manos por dentro de las bragas. Lo que pasa es que cuando les argumento una vez que 2555 no es primo, encima pide que alguien le confirme que sí es primo… vamos, parece que la prima sea yo 😛

  11. Sokolina Says:

    XALABIN!!!!!

    ¿Veo fantasmas?

  12. Sir Alsen Bert Says:

    ¡Cúchilo! ¿Cuántos años han pasado, nene? Qué pequeña es la red…
    Me alegra verte por aquí, pollo dos.

    Saludos.

    PD: No, no lo he pillado, juas.

  13. Oye Sir, ¿Crees que Xala viene a ayudarnos a bragar lagartos?

  14. jaumeduran Says:

    Lo encuentro muy bonito. Bien acabado, que siempre es lo que más cuesta. Saludos

  15. ¿Bonito nada más? Jaume, ¿bonito nada más? Joder, joder, joder…
    Es broma.
    El final, bueno el final sí es bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: