Buscaba chispas

El último testigo de otra lógica. Braco Dimitrijevic

No iba a escribir nada esta noche pero me ha vuelto a llamar Carlangas, el amigo que se ha quedado con mi dedo corazón. Me llama todas las semanas el viernes desde hace cuatro años.

Tengo pocos amigos. Es difícil tener amigos. Los tengo todos en los dedos de una mano. Felipe en el pulgar, Domingo en el índice, Carlangas en el corazón, Fidel en el anular y el mariquita David, en el meñique. Las amigas, en la otra, en la derecha.

Me ha llamado Carlos. Anda preocupado por la vida. Me pregunta siempre qué ha de hacer cuando no le encuentra ningún aliciente a nada de lo que le hace y de lo que le rodea. Que todo lo que le hacía ilusión se ha quedado en la veintena. Que no sabe buscar chispas, que la treintena le aburre. Que no sabe hacer fuego con lo que le sucede. Que se enfría, que no arde nada de lo que tiene ahora. Que se enfría, que se hiela, que le da un por culo estar así que ni me imagino, dice; me dice.

Sí, le aburre su trabajo, le aburre su rutina, le aburre la lectura, le aburre la escritura, le aburren los partidos de fútbol, le aburre Fernando Alonso, le aburre la veinteañera que tiene por secretaria, le aburre su jefe, le aburre todo ser que intenta entablar conversación con él para hablar de lo mismo: del tiempo, del fútbol, del euribor, de los cuernos de Bastián, de la zorra de Teté, del cabrón de Nicolás, de los precios del Carrefour comparados con los del Mercadona. Se aburre, ¡coño!, sí, se aburre. En otra época de nuestras vidas le hubiese recomendado que se tomara un LSD y dejase volar la imaginación. Algunos gilipollas se han tirado por el balcón para experimentar todo lo “full” que contiene la experiencia. Pero ni creo en el LSD ni en el suicidio.

He encontrado la solución. La encontré hace cuatro años más que nada porque le conozco; conozco su exacerbado perfeccionismo y hace ni más ni menos que cuatro años le dije: Carlangas, escribe una carta de despedida del mundo y después, con un par de cojones, te cortas alguna vena principal de tu raquítico cuerpo, por ejemplo, la que recorre tu pene erecto cuando estás excitado. Es la mejor manera de dejar el mundo. Pero antes, Carlangas, antes, no se te olvide, una carta como las que tú escribes.

Lleva cuatro años escribiendo y tirando a la basura cada jueves por la noche una carta; otra imperfecta.

La escritura lo está salvando. Quien diga que no, miente como un bellaco; o bellaca.

Buenas noches, pollos.   

 

Anuncios

8 comentarios to “Buscaba chispas”

  1. Ostia Sir Alsen, tengo un amigo que le pasa una cosa parecida y ayer me envió un mail para decirme que estaba tanteando la idea del suicidio. Hace cinco años que le conozco, seis que está así y unos tres que intento subirle el ánimo y darle soluciones o ayudas. Estoy preocupada, seguiré preocupada hasta que me conteste el mail, como mínimo.

  2. Has encontrado la letra por fin, no? Me ha gustado mucho el texto, por cierto. Hay calidad, se nota. Saludos

  3. Dando yo mi humilde opinión… Bertinho, la nueva letra no me gusta, quizás lo que no me gusta es que la hayas puesto a remojo y se haya inchado. Me duelen lo ojos. Me gustaba más esa letrita pequeñita y fina que va pasando… pasando… pasando…

  4. Imaginar y alimentar la propia muerte no es tan dificil como hacerlo con la de los que amamos. No se quien se lleva la peor parte en tu historia, si tu amigo o tu.
    Me gusta lo que esta’ saliendo de ti ahora, intimo, sin mucha ironia. Acepta mi cumplido y mi beso.
    Cinzia

  5. Sir Alsen ¿Estás por aquí? Se te echa de menos.

  6. Pensé que esta semana no iba a acabar nunca. Estoy de trabajo hasta las cejas pero hasta el lunes por la mañana no pienso abrir la agenda…
    Sí, estoy por aquí, preparando un puto borrador de esos…
    ¿Y tu blog? Joer…

  7. Gracias Cinzia. ¿Yo irónico? Me cuesta ese arte. Bueno, no, miento. Me gusta mucho…
    Alegría, cambiada, pequeñita, como una bolita…
    Gracias Jaume. Que te guste un texto mío, para mí, ¿para quién si no?, es un halago.

  8. ¿Mi blog? He hecho uno nuevo, pero no he escrito más que un post en el que no digo nada que pueda ser interesante. Te lo enlazo.

    Me alegro de que estés bien.

    Oye, para darle más profundidad intelectual te propongo que digas “fucking borrador de merde”. Queda como muy beat y además muy internacional y tal. Luego nombras a Felicity Wallace que no la conoce ni su madre pero que es muy importante porque el piojo que la picó se exhibe en el Brittish Museum y es un dato conocido sólo por los entendidos. También alguna alusión a Shopenhauer y a Kierkegaard (con dos aes) en los comentarios quedan muy molonas.

    Y te debo e-mail, pero no he podido escribirte. Estoy bastante resfriada y tomando muchas vitaminas para ver si me curo ya. A ver si esta semana se me da mejor y tengo tiempo.

    Un beso, doncel de Brabante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: