Me los fabrica ella

 

 

Bienvenido al Paraíso de Carlos Cenoz

Ayer pedí a Maria Tomate que me fabricase un sueño para la noche del sábado al domingo. Se lo pedí con mucha fe, con toda la que me queda a estas alturas de la vida. María Tomate me contestó que si no le contaba qué quería soñar no podía fabricármelo; no sólo eso, tampoco podría envolvérmelo en papel celofán verde. Me gusta el verde. Es mi color favorito.

Yo quería un sueño y recurrí a ella. No me lo pensé dos veces. Tampoco me siento culpable por ello. Es más, sabiendo que voy a tener un sueño hecho a medida por María Tomate, he recorrido este viernes con una ilusión inenarrable, como hacía tiempo que no me ocurría. Le he facilitado los ingredientes. Sí, le he pedido que en el sueño hubiese agua, café y whisky; ah, y una sierra como la de Cazorla. Y dos mujeres morenas. Y un pastor alemán. Las mujeres, a pesar de lo que podáis pensar, no las incluí por nada especial. La razón es que no entiendo el firmamento sin ellas. Tampoco consigo comprenderlo sin el agua, sin el café, sin el whisky  y sin las serranías y sierras de Andalucía. Es sábado. Mañana dispondré de él. Estará recién horneado. María Tomate me quiere y sé que lo ha configurado con cariño. Os lo cuento si me aburro. Si no, lo siento, pollos. (Iba a escribir algo procaz pero no era la ocasión)

Anuncios

9 comentarios to “Me los fabrica ella”

  1. Silvio, ai, azabache, ai, Sir, ai, noctívago, ai, suripanto, ai eso sí que no…
    Pues yo no sé quién me los fabrica, pero últimamente solo hago que tener pesadillas y sueños surrealistas.

  2. Anda, como yo.
    Oye por cierto, ¿te has llevado tú mis enlaces? Han desaparecido y juro que no he hecho nada.
    Cawentó…

  3. El Juan Pérez Says:

    Menudo jaleo me traes con tanto blog que ya no se cual es el bueno.

  4. Sueños a medida, como los trajes. Casi prefiero los sueños sin receta, los inesperados… los imposibles. 🙂

  5. Sí, sí, he aquí una valiente. Cuéntame cuando con alguno te de un infarto, Corsaria Sparrow.

  6. Algunos somos tan ilusos que esperamos que nuestros sueños se hagan realidad…

  7. Coño, ¡que se hacen! No cejes en el intento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: