El empujón de Paco

 

 

Le Grandi Meretrici de Eduardo C. Grimaldi

El empujón se lo ha llevado el rumano; por caradura, por cansino. Paco no lo soportaba. Todos los días, uno tras otro tenía que escuchar la misma frase: “que Dios le bendiga, señor, estoy sin trabajo (para después escuchar inmediatamente) arriba señor, el dinero arriba”. Si por lo menos hubiera tenido un timbre de voz aterciopelado, femenino y agradable como el de “su tabaco, gracias”…

Paco era paciente pero no gilipollas. Sabía, porque lo hacía todos los días, que el dinero para retirar el coche del aparcamiento había que introducirlo en la ranura superior del cajero expendedor de los tickets y recoger la devolución en el cajetín inferior. Lo sabía pero se lo recordaban todos los días. Y tenía que escuchar a la fuerza, sin apetecerle siquiera, al rumano de turno con zapatillas Nike, chaqueta de Caramelo y anillos de oro hasta en el pene –eso se lo imaginaba- decirle con voz de cordero degollado qué tenía que hacer. Él se preguntaba porqué no buscaba trabajo, porqué no dejaba de prostituir a sus dos hijas –sí, Paco sabía que las prostituía- y porqué no se iba con su cepillo-lata abierta a recolectar calderilla a otro lugar, al infierno mismo.

Pero ayer lo hizo. Paco ayer le echó cojones. En el momento en que el rumano dijo “arriba señor, el dinero arriba” Paco se dio media vuelta, se fijó en la lata que sostenía y sin mediar palabra introdujo los dedos en la misma y cogió las monedas suficientes para pagar el parking de ese día no sin antes preguntarle irónicamente al rumano que dónde debía introducir las monedas. El rumano perplejo se enfadó y le requirió las monedas que había cogido pero Paco volvió a insistir y como no obtuvo respuesta accedió a la devolución de los setenta y cinco céntimos que había conseguido coger no sin antes retirarse medio metro del rumano para soltar el maletín que llevaba y propinarle tal empujón que lo sentó sobre el primer escalón del acceso al parking. “¿Dónde había que introducir las monedas?” le preguntaba ahora Paco. El rumano se levantó y como si estuviese robotizado le volvió a señalar la ranura donde debía echar el dinero. Paco entonces se acercó precavido y le dijo: “ven Andrei o como pollas te llames, ven, ven y escucha: esta noche, después de que me señales donde tengo que echar el dinero otra vez, me voy a ir a buscar a tus dos hijas, -que sé donde alternan- y me las voy a follar gratis; primero una y después otra, ¿te has enterado, cansino? Así que si tienes valor, mañana estás aquí otra vez y me tarareas la canción del “arriba, señor, arriba”.

Anuncios

5 comentarios to “El empujón de Paco”

  1. El Paco éste te ha salido un poco psicópata.

  2. Tú intenta tocarle el bote de las monedas a un rumano y lo más seguro es que te quedes sin dientes. Me gusta Paco, le falta un verano.

  3. Sí, como salimos todos tras ocho horitas de curro.
    Que no, Siono, que los rumanos están aquí asustaos… Si tu vieras cómo los tratan los mismos mendigos de aquí. Les falta salir por patas, de verdad.
    Por allí serán más machos y eso…

  4. Entonces es que los que han llegado donde tú vives, deben ser de otro pueblo … La mayoría de los que dan problemas por aquí son rumanos-gitanos. Y porfavor : el que lea esto que me evite los slogans power flowers. Por pura estadística, por pura matemática y porque lo deciden ellos, es así. Sino a cuento de qué los programas de integración cívica que lanzan algunos ayuntamientos de España, donde se pretende enseñarles algo de convivencia, costumbres e higiene … En cualquier caso, Paco mola.

  5. Serán de otro pueblo. Parecen gilipollas, medio colgados, como si se hubiesen chutado más de la cuenta. Sus mujeres hacen favores allí donde las pillan, muy expuestas, muy suripantas, muy noctívagas.
    Ah, y Paco, ¡un gilipollas! A quien se le ocurre perder el tiempo con un gachó que puede medio desvalijarte en “manada”. Pero gilipollas, gilipollas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: